Medicina Funcional

¿Qué es la Medicina Funcional?

La medicina funcional es un modelo de atención que se enfoca en la función óptima del cuerpo. Esto significa ayudar al cuerpo a funcionar de la mejor manera posible centrándose en la eficiencia de cada órgano del cuerpo.

La medicina funcional entiende que cada individuo es diferente, desde la genética hasta la composición bioquímica. Por eso, su aproximación es al paciente, a la persona, no a la enfermedad.

Este modelo está basado en la biología de sistemas que se enfoca en identificar y abordar la causa raíz de una enfermedad.

No significa que sea una nueva medicina, es simplemente que se diferencia del enfoque convencional y se centra en promover el bienestar y ayuda a prevenir y tratar enfermedades crónicas, el mayor problema de salud que enfrentamos hoy.

Medicina Funcional 2

¿Cuáles son los principios de la Medicina Funcional?

La clave de este tipo de enfoque es observar qué función se ha perdido y cómo se puede restaurar. Como modelo, se sustenta en 5 principios que ayudan a definir el tratamiento para el individuo.

1. El individuo no es una enfermedad sino una persona

Todos somos diferentes, tanto genética como bioquímicamente. Con esto en mente, la medicina funcional adopta un enfoque personalizado, tratando al paciente y no a la enfermedad. En lugar de abordar la enfermedad directamente, los profesionales de la medicina funcional encuentran formas para que los mecanismos de curación normales del cuerpo resuelvan el problema.

2. La medicina funcional se basa en la evidencia

La medicina funcional está basada en la ciencia. Existe una red compleja de relaciones interconectadas dentro de nuestro cuerpo, similar a las muchas redes que nos conectan de otras maneras. Al comprender esas relaciones, los profesionales de la medicina funcional pueden tener una comprensión más profunda del cuerpo.

3. El cuerpo humano tiene una capacidad auto curativa

Las investigaciones actuales nos dicen que el cuerpo humano es increíblemente eficaz para regularse a sí mismo y, en muchas circunstancias, curarse a sí mismo.

El equilibrio entre los diferentes órganos del cuerpo y la forma en que interactúan es un factor clave para crear un entorno en el que pueda tener lugar la curación.

4. Todos tenemos el potencial de curar enfermedades comúnmente asociadas con el envejecimiento

Muchas enfermedades crónicas están relacionadas con el envejecimiento. Por ejemplo, la presión arterial alta generalmente ocurre en la vejez. Algunos están asociados con condiciones como la obesidad o simplemente con el proceso natural de envejecimiento.

Un principio de la medicina funcional es que nuestros cuerpos tienen una capacidad innata para curarse en las circunstancias adecuadas e incluso prevenir enfermedades que ocurren durante la vejez.

5. La salud es más que la ausencia de enfermedad

A menudo consideramos que la buena salud es que no haya nada malo con nosotros. Sin embargo, la ausencia de enfermedad no es la única señal de que gozamos de buena salud. La vitalidad, el buen apetito, un peso óptimo y un estado emocional estable son indicadores de bienestar general.

Tendemos a ignorar estos importantes indicadores como individuos. El modelo de medicina funcional los sitúa en el centro de su enfoque de salud.

¿Y en que se diferencia la Medicina Funcional del enfoque médico convencional?

Vamos a tratar de representar la principal diferencia con un ejemplo tipo metáfora.

Imagina que estás en un bote y el bote tiene una fuga. Puedes intentar sacar el agua del bote para que se hunda más lentamente, pero si las fugas siguen ahí, tendrás un éxito limitado al tratar de mantenerte a flote.

El enfoque de la medicina convencional sobre todo en cuanto a las enfermedades crónicas se centra principalmente en sacar agua del bote sin reparar las fugas.

Pero, ¿no tendría más sentido evitar las fugas en primer lugar y luego repararlas por completo si surgen? Es posible que todavía sea necesario sacar un poco de agua inicialmente, pero si se reparan las fugas, el bote se estabiliza. Eventualmente, no se requiere sacar más agua y la navegación, o la vida, puede reanudarse (y puede ser mejor que antes). De esto se trata la Medicina Funcional.

Para hacerlo un poco mas grafico, veamos una tabla comparativa:

Medicina FuncionalMedicina Convencional
Orientada a la saludOrientada a la enfermedad
Modelo colaborativo centrado en el pacienteModelo experto centrado en el médico
Individualidad bioquímicaTodos tratados de la misma manera (Protocolos)
EconómicoCaro (a mediano y largo plazo)
Alivia los síntomas al abordar la causa raízSuprime los síntomas con medicamentos.
Enfoque preventivoDetección temprana de enfermedades
Alto contacto personal y alta tecnologíaAlta tecnología

La Medicina Funcional está orientada a la salud, no a la enfermedad

Lamentablemente, la medicina convencional no es realmente atención médica, es el manejo de enfermedades. En lugar de optimizar el bienestar a través de estrategias de estilo de vida preventivas y restauradoras, se enfoca en controlar la enfermedad una vez que ya ha ocurrido, principalmente mediante la supresión de los síntomas con medicamentos recetados.

Por ejemplo, si tienes presión arterial alta y acudes a un médico convencional, te darán un medicamento para bajarla. Rara vez se investiga qué causó su hipertensión en primer lugar. E incluso si se recomiendan intervenciones en el estilo de vida, los productos farmacéuticos siguen siendo el tratamiento principal porque el sistema no está configurado para apoyarlo en esos cambios.

A pesar de tener datos principalmente de Estados Unidos. Podemos ver esto claramente en las siguientes estadísticas alarmantes:

  • La investigación sugiere que más de la mitad de todos los estadounidenses toman al menos un medicamento recetado, con algunas estimaciones de hasta el 70 por ciento; muchos en este grupo toman regularmente entre dos y cuatro medicamentos. ( 1 , 2 )
  • Entre 1988 y 2010, se triplicó la cantidad de adultos mayores que tomaban más de cinco medicamentos recetados, de 12.8 por ciento a 39 por ciento. ( 3 )
  • Más del 20 por ciento de los niños menores de 18 años toman al menos un medicamento recetado cada mes , incluidos antidepresivos e incluso opioides. ( 4 , 5 , 6 )

Aunque ciertamente hay un momento y un lugar para los medicamentos recetados, existen varios problemas fundamentales al basar nuestro sistema de atención médica casi por completo en medicamentos. (Sin mencionar que son costosos y se suman al costo cada vez mayor del tratamiento convencional de enfermedades crónicas, una cifra que podría superar los $47 billones a nivel mundial para 2030 ). ( 7 )

  • Los medicamentos rara vez abordan la causa subyacente de un problema de salud.
  • No solo enmascaran los síntomas; también suprimen las funciones corporales, incluidas las vitales. Por lo tanto, en realidad pueden empeorar un problema con el tiempo.
  • Los medicamentos a menudo corrigen un desequilibrio causando otro, o varios más, lo que resulta en efectos secundarios. A menudo, los efectos no deseados de un fármaco superan con creces los efectos previstos.

Al tratar la enfermedad con medicamentos que enmascaran los síntomas y causan efectos secundarios en el proceso, el modelo de atención convencional crea pacientes de por vida.

Por el contrario, la Medicina Funcional promueve la salud . Como profesionales de la Medicina Funcional, nuestro objetivo es prevenir la enfermedad en primer lugar y, cuando sucede, buscamos revertirla por completo investigando y luego tratando su causa subyacente.

Puede pensar en los médicos de medicina funcional como “detectives de la salud”. Apoyamos a los pacientes para que recuperen sus funciones, para que puedan “graduarse” de la atención y volver a vivir sus vidas.

¿Cómo? No comenzamos buscando enfermedades y síndromes y recopilando evidencia de signos y síntomas, sino evaluando primero los genes y el entorno de un paciente, incluida su dieta, estilo de vida, calidad del aire y del agua , etc. ¿Por qué? Sabemos que nuestra dieta, estilo de vida y entorno modernos cambian la expresión de nuestros genes, cambios que dan lugar a enfermedades y síndromes.

la Medicina Funcional está centrada en el paciente, no centrada en el médico

En Medicina Funcional, se alienta a los pacientes a que desempeñen un papel activo y comprometido en su tratamiento porque reconocemos que el comportamiento es uno de los mayores contribuyentes, si no el mayor, a las enfermedades crónicas. En cambio, en la medicina convencional, el médico es el “experto” que da las respuestas, que el paciente recibe pasivamente.

Como ya mencionamos, la Medicina Funcional trata al paciente, no a la enfermedad. Pero lo que es más importante, trata al paciente individual. La Medicina Funcional no es un enfoque único o protocolario para todos: los pacientes con el mismo problema pueden recibir un tratamiento completamente diferente según el origen y el desarrollo particular de su condición. 

Un síntoma o condición puede tener muchas causas

Medicina Funcional - Diferentes causas para una enfermedad

Una causa puede desencadenar diferentes condiciones

Medicina Funcional - Una Causa diferentes Condiciones

En un modelo convencional, los pacientes con el mismo diagnóstico suelen recibir el mismo tratamiento, a pesar de las diferencias en su presentación, un tratamiento que puede no funcionar bien para ellos.

Con el fin de proporcionar dicho tratamiento individualizado, la medicina funcional utiliza lo que podríamos llamar tácticas de “alto contacto personal”, así como de alta tecnología. 

Si usted es nuestro paciente, hablaremos con usted en profundidad, lo escucharemos y conoceremos sus antecedentes durante sus visitas, algo que no es posible en la atención convencional, donde la atención se realiza de forma masiva y la duración de las atenciones con suerte son de 15 a 20 minutos, casi -Citas con guión, donde rara vez se puede ir mas allá del nivel superficial de un problema de salud.

Medicina Funcional - Síntomas y sus causas profundas de base
Medicina Integrativa 2

La Medicina Funcional es holística, no especializada

En la medicina convencional, hay un médico para cada parte del cuerpo, pero estos especialistas rara vez, si es que alguna, se consultan entre sí. Eso es porque la medicina convencional en realidad ve el cuerpo como una colección de partes separadas.

En Medicina Funcional, vemos el cuerpo tal como es: un todo interconectado dentro de un entorno más amplio. Reconocemos que esta perspectiva es necesaria para descubrir las causas interrelacionadas de la enfermedad subyacente y la enfermedad crónica y para encontrar las herramientas adecuadas, en el momento adecuado, individualizadas para cada persona. Para tratar una parte del cuerpo, también se deben considerar todas las demás partes.

Hablando de herramientas, la Medicina Funcional es integradora, lo que significa que utiliza las mejores herramientas del mundo convencional y holístico. Si bien generalmente comenzamos nuestro trabajo con modificaciones en la dieta, el estilo de vida y el comportamiento, suplementos nutricionales y productos botánicos, no descartamos medicamentos o incluso cirugía cuando sea necesario.

¿Por qué necesitamos la Medicina Funcional?

Estamos en medio de una epidemia de enfermedades crónicas. Es difícil exagerar cuando comprendemos lo serio que es este problema. Para hacerse una idea es bueno tener en cuenta las siguientes estadísticas (Aunque sean de origen norteamericano, nuestra realidad en Latinoamérica no es muy diferente):

  • Seis de cada 10 adultos estadounidenses tienen una enfermedad crónica , mientras que cuatro de cada 10 padecen dos o más afecciones crónicas. ( 8 )
  • Siete de las 10 principales causas de muerte actuales son enfermedades crónicas, incluidas la enfermedad de Alzheimer y la diabetes, y las enfermedades crónicas son responsables de siete de cada 10 muertes cada año. ( 9 , 10 )
  • Casi seis millones de estadounidenses viven actualmente con la enfermedad de Alzheimer, un número que se espera que llegue a casi 14 millones para 2050; la enfermedad mata a más personas que el cáncer de mama y el cáncer de próstata combinados. ( 11 )
  • Más de 100 millones de estadounidenses, casi uno de cada tres, tienen prediabetes o diabetes, la séptima causa principal de muerte, mientras que unos 50 millones de ciudadanos tienen una enfermedad autoinmune. ( 12 , 13 )

Como podemos concluir de estos números, las enfermedades crónicas son ahora la mayor amenaza para nuestra longevidad.

La medicina convencional solo puede manejar “controlar” esta plaga en cámara lenta; no puede pararla y mucho menos revertirla.

Históricamente, y lo sigue siendo hasta el día de hoy, la medicina convencional como la conocemos en la actualidad estaba estructurada para abordar el trauma, la infección aguda y la atención al final de la vida, no para mantener a las personas saludables.

No queremos caer en malinterpretaciones, la medicina convencional es increíblemente efectiva en estos casos; si somos atropellados por un autobús, definitivamente queremos que nos lleven a un hospital.

Pero lamentablemente la medicina convencional no es un arma poderosa en nuestra lucha contra las enfermedades crónicas.

A diferencia de los problemas agudos, las enfermedades crónicas no se resuelven simplemente. No se pueden curar con el enfoque “parche curita” de la medicina convencional; es decir, medicamentos y otras estrategias para suprimir los síntomas que tal vez ni siquiera brinden alivio, y mucho menos una resolución.

Es importante señalar que así como el enfoque convencional no promueve la salud de sus pacientes, tampoco fomenta el bienestar de los médicos. Por esa razón, a los médicos funcionales nos interesa enseñar con el ejemplo del autocuidado.

¿Por qué funciona el enfoque de la Medicina Funcional?

La Medicina Funcional puede detener y revertir enfermedades crónicas. Como mencionamos antes, los médicos funcionales casi siempre comenzamos la evaluación y el tratamiento con la base fundamental de la Medicina Funcional: dieta, estilo de vida y medio ambiente

Comenzamos aquí porque sabemos por la experiencia clínica y la investigación que estas son las áreas que probablemente tengan el mayor impacto en la gama más amplia de condiciones. 

Sabemos por pruebas sólidas que el desajuste entre la dieta, el estilo de vida y el medio ambiente modernos y nuestra biología humana básica es el principal impulsor de las enfermedades crónicas. 

Adicionalmente la medicina funcional, centra sus esfuerzos en la evaluación de siete sistemas biológicos que están interrelacionados entre si, cuyos desequilibrios son las causas principales de enfermedades y disfunción en nuestro organismo.

Medicina Funcional - 7 sistemas biológicos

Asimilación

Comprende que la salud gastrointestinal es fundamental para nuestro bienestar. Abarca los procesos de digestión, absorción de nutrientes, balance de la Microbiota intestinal, integridad de la mucosa intestinal y permeabilidad intestinal.

Biotransformación y Eliminación

Considera los procesos de detoxificación realizados por los diferentes sistemas gastrointestinal, hepático y renal. La acumulación de toxinas afecta diversos procesos metabólicos y genera problemas como cáncer, mutaciones genéticas, trastornos autoinmunes y otros.

Defensa y Reparación

Para protegernos de agresores externos y de mutaciones genéticas requerimos de un sistema inmune fuerte y de adecuados mecanismos de regeneración. Reconocemos que alteraciones a este nivel incrementan la susceptibilidad a infecciones y predisponen a enfermedades autoinmunes. Comprende los conceptos de inmunidad, infección, inflamación/Microbiota.

Integridad Estructural

Desde la célula hasta los huesos y todos los tejidos, deben conservar una estructura idónea para poder desempeñar sus funciones específicas, incluso a nivel molecular.

Transporte

Representa las acciones de los sistemas circulatorio y linfático, pero también el intercambio que ocurre entre el interior y el exterior de las células. Esto es fundamental para catalizar reacciones químicas y nutrir a todos los órganos.

Comunicación

Los sistemas biológicos están interconectados, el organismo entero funciona como una unidad. El intercambio de señales y estímulos entre ellos depende de neurotransmisores, hormonas, mediadores inmunológicos e inflamatorios, entre otros.

Generación de Energía

Para que el organismo lleve a cabo todas sus actividades requiere de la producción constante de energía. Ésta se genera en estructuras celulares llamadas mitocondrias, a través de procesos bioquímicos específicos. El reconocimiento de alteraciones a este nivel y la implementación de medidas correctivas son prioritarias para favorecer los procesos de reparación y hemodinamia de nuestro cuerpo.

¿Quién se puede beneficiar de la Medicina Funcional?

En general cualquier persona se puede beneficiar con el enfoque terapéutico de la Medicina funcional. Sin embargo, la mayoría de los pacientes que consultan son aquellos con condiciones o enfermedades crónicas que han consultado a múltiples especialistas y les han hecho multitud de exámenes y tratamientos sin lograr una solución efectiva a su problema de salud.

Son estos pacientes los que requieren un enfoque mas holístico y a un profesional que profundice más en su historia y haga mucho más trabajo de investigación.

Los deportistas y personas preocupadas por mantener un adecuado estado de salud, constituyen otro gran grupo de pacientes que consultan por Medicina Funcional, principalmente por el deseo de optimizar su salud y prevenir enfermedades. Es bastante típico escuchar en este grupo cosas como: “Mamá y papá tienen demencia o Diabetes y yo no quiero tenerla”.

También hay un tercer grupo de pacientes que consultan sin saber exactamente de que se trata el enfoque funcional, pero llegan buscando una solución rápida a sus dolencias. Y siempre debemos aclarar que la Medicina Funcional no es una solución rápida. Es un proceso, se necesita trabajo y un paciente activo, dedicado y comprometido a realizar cambios, o no tendrá éxito.

A modo de orientación podemos mencionar algunas de las condiciones o enfermedades que manifiestan los pacientes que consultan:

Dolencias Físicas:

Salud Gastro Intestinal (Colon irritable – SIBO – Estreñimiento – Gastritis – Reflujo Gastroesofágico – Colitis Crónica)

Síndrome de Fatiga Crónica

Fibromialgia

Alteraciones Metabólicas (Resistencia a la Insulina – Diabetes – Hígado Graso – Dislipidemias – Síndrome Metabólico – Trastornos Tiroideos)

Compromiso Inmunológico (Enfermedades Autoinmunes – Infecciones a Repetición – Alergias – Prevención de Cáncer)

Enfermedad Cardio-Cerebro-Vascular

Trastornos Respiratorios (Asma – Rinitis – Sinusitis – Amigdalitis o faringitis a repetición – Bronquitis)

Trastornos Hormonales femeninos (Síndrome premenstrual – Menopausia – Síndrome de ovario poliquístico)

Vaginitis e infecciones urinarias a repetición

Manejo del dolor en general agudo o crónico

Dolores Articulares (Artritis o Artrosis)

Dolores de Cabeza (Cefalea o Migraña)

Dolores de Espalda (Lumbalgia – Dorsalgia – Cervicalgia – Ciática)

Prostatismo

Neuropatías

Túnel carpiano

Dolencias Mentales/Emocionales:

Trastornos del ánimo

Trastornos de Ansiedad

Depresión

Insomnio

Demencia – Enfermedad de Alzheimer

Profesionales que realizan Medicina Funcional

Dr. Santiago Restrepo

Médico Fundador

Dra Angela Reyes - Equipo Médico - Colsalud

Dra. Angela Reyes

Médico Fundador

Nuestra Dinámica de Consulta

SEGUIMIENTO

El seguimiento depende de cada paciente y situación.

VALOR DE LA CONSULTA

La consulta tiene un costo de $45.000 pesos y la duración promedio de cada consulta es de una hora.

MEDIOS DE PAGO

Se puede realizar el pago en efectivo, con tarjeta, transferencia electrónica o cheque al día.

CONVENIOS CON ISAPRES

Reembolsos y devoluciones depende de cada plan de salud y de cada institución en base a consulta médica.

Si quieres una atención médica personalizada para encontrar la causa raíz de tu disfunción biológica y trabajar de forma colaborativa con el médico para lograr el mejor estado de salud posible, no dudes en pedir tu hora!

Resumen - Por favor califica este Servicio
Medicina Funcional
Tipo de Servicio
Medicina Funcional
Nombre del Prestador
Colsalud,
Rosario Sur 620 of 56,Las Condes,Región Metropolitana-7580036,
Telephone No.9 5012 6445
Area
Santiago de Chile
Descripción
La Medicina Funcional busca encontrar las causas raíz que fomentan la enfermedad y ofrece propuestas terapéuticas para favorecer una salud optima.